Universo The Witcher

El Yggdrasil y la visión de Ciri del teaser

Mantenemos nuestro pacta sunt servanda y aquí tenéis el ensayo que os prometimos en el análisis del teaser de la serie. Este ensayo estará enfocado en una visión de Ciri que a algunos dejó desconcertados: el árbol que aparece en lo que parece ser el desierto de Korath. En el análisis apuntábamos que este árbol podría ser el Yggdrasil, dada la inclusión de elementos de la mitología nórdica en la obra de Sapkowski. En ese momento, lo relacionamos con una faceta concreta, el tejido del destino. Así lo enlazábamos con la relevancia del destino en los libros y algo de lo que ya habíamos escrito anteriormente, el logo de la serie con la serpiente Uróboros.  Logramos mostrar al lector lo más fundamental de esta imagen, el excelente uso del simbolismo por parte del equipo de la serie. Sin embargo, como es obvio, esta imagen tiene mucho más que ofrecer y vamos a cubrirlo como merece en este ensayo, ya libres del letimotiv del análisis. Y lo haremos lanzando esta afirmación: esta secuencia es un profundo y hermoso símbolo de Ciri y sus poderes como Señora del Espacio y del Tiempo.

Escúchame atentamente, Golondrina. La Antigua Sangre que corre por tus venas te confiere una inmensa autoridad. Eres la Señora del Espacio y del Tiempo. Tienes un enorme poder. No permitas que los criminales y los canallas te lo arrebaten y lo utilicen para sus fines innobles. […]

Eres la Señora del Espacio y del Tiempo. A ti nadie te puede aprisionar.

La Dama del Lago

Como apostábamos en el análisis, el misterioso árbol sería el Yggdrasil, el árbol cósmico o árbol de la vida de los pueblos nórdicos. Nos apartaríamos del objetivo del ensayo si procediéramos a una explicación minuciosa del Yggdrasil, por lo que nos centramos en lo fundamental. El Yggdrasil es un árbol donde se encuentran conectados nueve mundos. Mundos distintos, con seres distintos, conectados entre sí. Por ejemplo, Midgard sería nuestro mundo humano y Alfheim, el de los elfos de la luz.

Fuente de la imagen: mitologia.info

Ahora, vamos a usar otros términos. El Continente es el mundo donde viven los personajes de la saga y el País de los Alisos es otro mundo en el que residen los Aen Elle como Eredin o Auberon. Mundos entre los que es capaz de viajar Ciri gracias a sus poderes mágicos inherentes a su sangre, la Antigua Sangre. E incluso al nuestro, a cualquiera. También, que es lo que se espera de ella, abriría Ard Gaeth, la Puerta de los Mundos, concepto que nos recuerda al puente Bifröst del Yggdrasil, mutatis mutandis. Encontramos con facilidad el simbolismo entre la viajera de mundos Ciri y el Yggdrasil, pero aún hay más si recordáis lo mencionado en el análisis.

Allí retomábamos el tema del destino en la saga con el propio Yggdrasil, que aquí desarrollamos. En las raíces del Yggdrasil, unas divinidades femeninas llamadas Nornas tejen los destinos de las personas, esto es, su vida y su muerte. Sobre el papel del destino en la saga, volvemos a enlazaros el ensayo sobre el logo y la serpiente Uróboros. Quedémonos con lo evidente, el destino se ceba con Ciri, que acarrea su destino para con Geralt y Yennefer fruto de esa unión de destinos entre los tres y asimismo su destino como Niña de la Antigua Sangre. Es más, ella misma es una personificación del destino, capaz de ver el de los demás. Como el de Fabio Sachs, futuro explorador que descubrirá nuevas tierras y morirá en ellas. Como es al mismo tiempo destino del mundo por sus poderes que le permitirán salvar si no al mundo, a pueblos enteros. Destino que es esperanza.

Siguiendo su mirada, todas se fijaron en la pared, en un mosaico donde las pequeñas teselas multicolores formaban la figura de la serpiente Uroboros, con los dientes clavados en su propia cola.

—Ese elemento —continuó, clavando en Ciri sus oscuros ojos— es el destino. En el que yo, Filippa Eilhart, he empezado a creer hace poco. El cual yo, Filippa Eilhart, he empezado a comprender hace poco. El destino no son los decretos de la divina providencia, no son unos rollos escritos por la mano de un demiurgo, no equivale al fatalismo. El destino es la esperanza. Llena, pues, de esperanza, confiada en que lo que haya de ser será, doy mi voto. Voto a favor de Ciri. A favor del niño del destino. Del niño de la esperanza.

La dama del lago

No obstante, nos falta otro elemento más de esa imagen, eclipsado por el místico árbol, que completa lo explicado: el propio desierto de arena. La arena, aparte de ser tosca, áspera e irritante y meterse por doquier, simboliza la infinitud y el tiempo. Imaginemos al árbol del desierto como un árbol que ha crecido y ha quebrado un gran reloj de arena, arena que se desparrama. El reloj que mide el tiempo ya no funciona, sobre la arena de este desierto, contra todo pronóstico, ha conseguido germinar un gran árbol de los mundos. Ciri ha roto las ataduras del tiempo y el espacio. Sus capacidades le permiten hacer saltos en el tiempo —así huye de Leo Bonhart y Stefan Skellen— y en el espacio, tanto en su mundo como a otros mundos. Hasta tener visiones del futuro como comentábamos antes, al predecir muertes y otros hechos.

No es necesario profundizar más. Con esto podemos apreciar la belleza de ese brevísimo instante del teaser. Instante que como mínimo se pone a la altura de la carga simbólica del logo de la serie que tanto hemos alabado. Sin duda, el equipo está haciendo un gran trabajo, y estos detalles constatan el entendimiento que han alcanzado de la obra de Sapkowski. No sería fácil sintetizar a un personaje con un único plano de una escena que todavía no nos ha llegado, esta Señora del Espacio y del Tiempo. Quizá, al igual que el águila del Yggdrasil, de la copa de este árbol alce el vuelo una golondrina.

Nos despedimos de este ensayo con la idea de que pronto o más tarde, esta imagen se convertirá en el fondo de pantalla de muchas personas. Esperamos haber contribuido a ello con estas líneas.

RedFate

RedFate

Infame juntaletras con gusto por los libros y el «frikerío» en general. Esto con los seléucidas no pasaría.

scredgirl

1 comment