Monografía y análisis sobre los Scoia’tael

-

Los Scoia’tael son la hipóstasis de esa lectura en clave social, realista y amarga que Andrzej Sapkowski hace de los clásicos de la literatura fantástica. Luchadores por la libertad para unos, despiadados terroristas para otros… o hasta peones en los juegos geopolíticos del Continente. Hoy, sin embargo, nos alejaremos de reflexiones axiológicas y nos centramos en todo lo que sabemos de ellos en los libros de «La Saga de Geralt de Rivia».

La primera pregunta que nos deberíamos plantear es ¿qué son los Scoia’tael? De esta forma, este colectivo, cuyo nombre viene a significar Ardillas —como también se les suele llamar—, está formado por grupos de no humanos que combaten con tácticas guerrilleras a los reinos norteños dentro de sus propios territorios. Dichos grupos suelen contener todo tipo de no humanos, como por ejemplo medianos y enanos, sin olvidarnos que son mayoritariamente elfos. Organizados en bandas dispersas de unos veinte Ardillas, guerrean con saña desde los bosques, donde establecen sus bases y se ocultan de las expediciones militares de operaciones antipartisanas y lanzan rápidos y fulminantes ataques de todo tipo. Algunos de ellos usan unos característicos gorros de cola de ardilla, lo que populariza su nombre de Ardillas.

En segundo lugar,  ¿cuándo aparecen estos combatientes? Pues bien, aunque el racismo al que se ven sometidos los grupos no humanos viene de bastantes años atrás, la formación de los Scoia’tael es más bien temprana. Surgen a comienzos de la primera guerra norteña (1262) y sus acciones consistían en atacar y sabotear toda la retaguardia de los reinos norteños en pugna con Nilfgaard. Al acabar la guerra en 1263, estos grupos no sólo perviven al fin de la misma sino que se extienden y ganan fuerza. He aquí su origen… con el Gran Sol en la sombra.

Pronto estos comandos Scoia’tael se vieron nutridos de combatientes que deseaban acabar con la situación de discriminación que padecen las razas no humanas en los reinos norteños, donde son usuales los pogromos contra ellos, o al menos vengarse de los humanos norteños. Pogromos en la temeria Maribor donde murió la abuela de Yarpen Zigrin, en la capital kaedweni Ard Carraigh con cuatrocientos muertos, en Vengerberg donde la rica familia de banqueros enanos Giancardi se salvó únicamente gracias a Yennefer, sin olvidar el famoso y brutal progromo de Rivia… todos ellos alimentaron el odio y el afán de lucha en los no humanos y por lo tanto, las filas de los Scoia’tael.

Instigados por Nilfgaard, los Scoia’tael forman parte de la guerra híbrida, concepto muy contemporáneo pero de práctica añeja, que el Imperio lleva a cabo con los norteños. En pocas palabras, la suma de una guerra convencional que va y viene —y una guerra económica— con una guerra asimétrica encabezada por estos Scoia’tael nos dan esta guerra híbrida en la que ellos forman un papel fundamental, ya que además llevan a cabo una sutil guerra política y de desinformación. Baste el uso de la consigna «¡Los humanos al mar!» como el paradigma de ello; una consigna en la que la mayoría de los Scoia’tael no cree, pero Nilfgaard ordena que utilicen, con el fin de acentuar la tensión en los reinos norteños al hacer sentirse amenazados a más humanos, lo cual lleva a los propios humanos a radicalizarse y atacar de una manera u otra a los no humanos y éstos a integrarse en los Ardillas. Una espiral cuyo fin es la desestabilización y debilitamiento de los reinos norteños que se verían mermados para defenderse del ataque de los Negros.

Ilustración perteneciente a CDProjektRed

Los Scoia’tael, como se ha introducido antes, usan tácticas de guerra asimétrica para desestabilizar a los reinos —y tal vez incluso convertirlos en Estados fallidos— como sabotajes, ataques a convoyes militares y a rutas comerciales, asesinatos selectivos y acciones terroristas por parte de algunos comandos, que les han valido fuertes críticas por contar con víctimas civiles inocentes. Salir rápido al galope para caer sobre los enemigos, preparar emboscadas en los caminos y hasta juntar varios comandos para dar un golpe en enclaves enemigos son su habitual modus operandi. Cabe reseñar la queja del rey Henselt de Kaedwen acerca de que los Scoia’tael habían paralizado por completo el comercio y el transporte en su reino, lo que nos muestra que estos comandos cumplían eficazmente sus objetivos militares. Tampoco podemos olvidar su papel como fuerza armada infiltrada por Nilfgaard en Thanedd al mando de Cahir para ayudar a Vilgefortz en esta operación especial durante el golpe de Thanedd en julio de 1267, lo que nos dice que también eran capaces de desempeñar funciones de fuerzas especiales al estilo de organizaciones actuales como las Spetsnaz o cualquier grupo militar o policial de esta índole que se nos ocurra. Asimismo, colaboraban con los servicios secretos militares de Nilfgaard, lo cual podemos comprobar cuando el comando de Isengrim Faoiltiarna se dispone a entregar a Cahir a los nilfgaardianos atravesando todo el territorio norteño (si bien la intromisión de Geralt impidió esto), u obteniendo información vía torturas, como empapar de miel la cabeza del sujeto para después dejarlo al lado de un hormiguero.

Pero también participaban en la guerra convencional. Los Scoia’tael, con la capacidad de unirse o dividirse en estos pequeños y dispersos comandos, ayudaron a las fuerzas nilfgaardianas en combates en el frente de batalla, ya sea actuando como vanguardia en momentos concretos, como refuerzos o como fuerza auxiliar; en el saqueo de Vengenberg, persiguieron a los remanentes que huían encabezados por Rayla. No sería de extrañar que cuando el Imperio nilfgaardiano utilizaba su típica y muy avanzada táctica de lanzar ataques en profundidad en territorio enemigo incitándole a que, como es natural, le embolse para preparar con antelación una trampa en el punto donde se produciría el embolsamiento y así acabar con este contraataque y con la escasa iniciativa del enemigo en shock, fueran los mismos Scoia’tael los que perpetraran esta trampa o al menos la prepararan. Aunque obtuvieron el Estado élfico libre de Dol Blathanna por su acción en Thanedd, se vieron obligados a continuar la lucha por orden de Nilfgaard y sirvieron como hasta entonces al ejército imperial. El culmen de esta colaboración y de la capacidad operativa de los Scoia’tael se ve representada con la formación de la brigada Vrihedd de caballería élfica, que combatiría en la batalla de Brenna en marzo de 1268. Como dato histórico, aunque no hay confirmación al respecto, el emblema de rayos plateados de esta brigada podría estar inspirado en el emblema de los Polscy Socjaliści, un grupo político y militar del Partido Socialista Polaco que resistía la ocupación nazi de Polonia. Tras la derrota en Brenna y la Paz de Cintra, los líderes Scoia’tael serían declarados criminales de guerra y condenados a muerte.

Aunque esto ya se saldría de los límites de este ensayo, que son los libros, no podemos dejar de mencionar que en los juegos persistiría la lucha de los Scoia’tael y llegarían a apoyar activamente al Estado multirracial y progresista que construía Filippa Eilhart encabezado por Saskia en The Witcher 2.

En cuanto a su logística, tenían distintas fuentes de donde obtener los suministros necesarios, como los arcos y las flechas especiales de punta desgarradora que empleaban en sus habituales ataques desde el bosque. Además de lo que cada Scoia’tael aportaba, robaban, obtenían del terreno y Nilfgaard les proveía, las operaciones de los Scoia’tael fomentaron un mercado negro en el que vendían el botín de guerra a unos comerciantes llamados «javecar» a cambio de armas y alimentos.

Como colofón a este ensayo os dejamos una lista de los principales líderes y miembros Scoia’tael: Angus Bri Cri, Cairbre aep Diared, Ciaran aep Dearbh, Coinneach Dá Reo, Iorveth, Isengrim Faoiltiarna, Riordain, Echel Traighlethan, Filavandrel, Yaevinn y Toruviel.

En definitiva, aparte de ser un puñal geopolítico de Nilfgaard en el corazón norteño, los Scoia’tael suponen en el plano militar una conjunción de la más sofisticada guerra de guerrillas con la lucha regular —algo que nos recuerda a los campesinos arroceros de Vietnam que pusieron en apuros al ejército estadounidense— y un elemento representativo de las guerras norteñas. En el plano político y axiológico, en relación con lo dicho al inicio de este ensayo, tendremos que remitirnos a la opinión de cada lector y a la que emitamos en el respectivo podcast.

 

RedFate
RedFate
Infame juntaletras con gusto por los libros y el «frikerío» en general. Esto con los seléucidas no pasaría. scredgirl

Últimas noticias

Julian Parry, habla sobre la creación de monstruos y magia en The Witcher

¿Qué sería de un mundo de fantasía sin sus peligrosos monstruos, sus nobles criaturas, sus paisajes de exuberante belleza...

La segunda temporada de The Witcher empieza grabando con Nilfgaard

La segunda temporada de The Witcher de Netflix ya ha entrado en producción, según informa Redanian Intelligence, y no...

Un ejército de elfos está filmando para la temporada 2 de The Witcher

La segunda temporada de la serie de fantasía de Netflix, The Witcher, comenzó a rodar a principios de este...

Netflix confirma el nuevo reparto de The Witcher: Francesca, Eskel, Nivellen y más

La serie de The Witcher ha comenzado recientemente a filmar su segunda temporada, y un desglose del casting ha...
- Advertisement -

+ Leído

Nuevos detalles sobre la banda sonora de The Witcher

Una semana después del estreno de The Witcher en...

Publicadas dos canciones originales de ‘The Witcher’ de Netflix

The Witcher se estrena en Netflix en solo dos...